lunes, 7 de noviembre de 2016

Reducción de aranceles y sus perdedores: el sector público

Nos solemos olvidar que las medidas liberalizadoras del comercio que implican reducir aranceles tiene unos perdedores fijos: las arcas recaudatorias del Estado. Para algunos países, estos ingresos no son relevantes, pero sí lo son para muchos otros. Por eso tiene relevancia el trabajo que Thiess Buettner y Boryana Madzharova han publicado.

En este trabajo se analiza la correlación entre ser miembro de la Organización Mundial del Comercio y subir los impuestos indirectos al consumo (tipo IVA). La hipótesis que está detrás tiene que ver con lo dicho arriba: si estar en esta organización implica reducir los ingresos públicos, los gobiernos buscan fuentes alternativas de recursos: otros impuestos.

Una reducción de impuestos conlleva normalmente la reducción de distorsiones (al menos si ese impuesto no genera cierto tipo de externalidades). Pero si se combina con el aumento de otro impuesto, la cuestión, como poco, debe ser resuelta de manera empírica, con datos reales. Y quitar un arancel para subir un impuesto que pueda gravar todo el consumo... huele mal en términos de eficiciencia.